Comer en base al apetito de nuestra genética y microbiota

Ibermática crea una plataforma de IA que quiere ser la herramienta clave de los investigadores para impulsar la alimentación personalizada.

Silenciosa, lo que es silenciosa, no es. Más al contrario. Y puede que ese sea el fruto más evidente de ser parte de la generación que está viviendo de lleno la cuarta revolución industrial: que todo el rato se hable de ella. Y que, paulatinamente, todos los sectores vayan hallando el modo de sacarle partido. Porque podría parecer (será cosa de que todo lo englobe el denominador común Industria 4.0) que el Blockchain, el Big Data o la Inteligencia Artificial competen solo a procesos industriales, y nada más lejos de la realidad. O eso reivindican desde el sector gastronómico, donde ya se emplean drones para un riego selectivo de los cultivos, el Blockchain es un agente clave para que el consumidor conozca todo el proceso por el que ha pasado un alimento, y en los grupos de investigación, un doctor en nutrición ya trabaja tanto con un chef como con un experto en Big Data.

MÁS INFORMACIÓN